Lo que debes saber sobre el Crédito al Consumo

¿Qué es un crédito?
El crédito Cetelem: crédito al consumo
¿Quién lo puede conceder?
Tipos de crédito al consumo
El crédito tiene un coste

¿Qué es un crédito?

El crédito es un mecanismo esencial de toda economía moderna: permite acceder a la compra de bienes y servicios sin que el adquirente esté obligado a desembolsar su importe en ese mismo instante.

Al facilitar las compras, el crédito es determinante en el crecimiento de las ventas, el incremento del empleo y, resulta fundamental en el desarrollo económico de un país.

A consecuencia de esa importancia económica y social, la oferta, concesión y gestión de créditos está sujeta a una exhaustiva reglamentación, en la que la transparencia y protección de los consumidores juega un papel fundamental.

El crédito Cetelem: crédito al consumo

Bajo esta definición se encuentran todas aquellas operaciones de crédito destinadas a satisfacer necesidades personales.

Se trata, por tanto, de créditos solicitados por un consumidor para destinarlos a financiar la adquisión de bienes y servicios para satisfacer necesidades personales al margen de su actividad comercial o profesional: créditos destinados a la adquisión de un automóvil, a la compra de muebles, electrodomésticos, una televisión, a cubrir los gastos de una boda, viajes,…

A lo largo de estas páginas vamos a detallar las principales cuestiones que deben tenerse en cuenta tanto en la contratación de un crédito al consumo (como es el crédito Cetelem) como durante el período de vigencia del contrato.

¿Quién lo puede conceder?

Las entidades de crédito son quienes, por su conocimiento y experiencia, desarrollan esta actividad con el grado de profesionalidad y seguridad más elevado para el cliente.
Los productos de financiación que puede encontrar en los establecimientos vendedores de bienes y servicios son proporcionados por Entidades de Crédito (Bancos o Establecimientos Financieros de Crédito) especializadas en la concesión de préstamos y créditos al consumo, así como en la gestión de tarjetas de crédito. Por ejemplo el Crédito de Cetelem.

Dichas Entidades Especializadas, coloquialmente conocidas como “financieras”, están sujetas a la supervisión del Banco de España (al igual que Bancos y Cajas de Ahorros), tanto en el desarrollo y control de su actividad como en la protección de los derechos de sus clientes, lo que significa una garantía para el consumidor.

¿Dónde se obtiene?

Lo habitual en el crédito al consumo es realizar la solicitud de crédito en los propios establecimientos vendedores de bienes y servicios, como en el caso del crédito Cetelem.

Con ello se facilita al consumidor la realización de la compra pudiendo, en ese mismo momento, gestionar su financiación sin tener que realizar más trámites ni desplazamientos.

El consumidor que utiliza estos productos está contratando con una entidad de crédito, por lo que el grado de información, garantía y protección de sus derechos es el mismo que si la solicitud la realiza directamente en una tradicional sucursal bancaria.

Crédito Cetelem

Tipos de crédito al consumo

Los tipos principales de créditos al consumo en España, que pueden encontrarse bajo diferentes denominaciones comerciales o soportes, son esencialmente tres:

1. El préstamo clásico: es el tipo más tradicional de crédito, coloquialmente conocido como “pago aplazado”. A través del mismo el consumidor solicita la financiación del importe de sus compras. Es un crédito de duración determinada, de tal forma que desde el momento inicial el consumidor conoce el plazo y el número de cuotas que debe abonar para la amortización total del crédito. Habitualmente se aplican tipos de interés fijo.

2. Crédito sin intereses: se denomina así el crédito que no tiene coste de intereses para el consumidor y que divide su importe en cuotas iguales. Ocasionalmente puede tener alguna comisión de formalización.

3. El crédito revolving – permanente: se articula normalmente a través de una tarjeta de crédito como una forma específica más de pago de la misma. Se trata de una línea de crédito mediante la cual se pueden efectuar disposiciones de dinero hasta el límite autorizado. Límite que se va reconstituyendo con cada mensualidad pagada. De este modo el titular siempre tiene una reserva de dinero a su disposición para la adquisición de algún otro producto, sin necesidad de solicitar otro crédito para cada compra que desee efectuar. El tipo de interés puede ser fijo o variable.

El crédito tiene un coste

El crédito al consumo es un servicio y como tal hay que pagarlo.

Dicho servicio consta no sólo del préstamo sino de la posibilidad de acceder al mismo en el propio establecimiento en el que se desea realizar la compra de bienes o servicios.

Para conocer el coste del crédito se utiliza como referencia general la TAE (Tasa Anual Equivalente), que indica el coste real del crédito (incluye: tipo de interés, comisiones y gastos a cargo del consumidor).

Por ello toda publicidad de una entidad de crédito en la que se hace referencia al coste del crédito debe contener a través de un ejemplo representativo información básica para el consumidor como el tipo de interés, el importe total del crédito, la TAE, la duración y, en su caso el importe de los pagos a plazos, el importe total adeudado por el consumidor. Dicha publicidad debe estar debidamente autorizada por Banco de España.

Más información sobre Créditos Cetelem al Consumo.